Emociones positivas en vacaciones

un cuento de amigos de vacaciones

EMOCIONES POSITIVAS EN VACACIONES

¿Qué son las emociones positivas?

Las emociones positivas como la alegría, la esperanza, el amor o la serenidad, entre otras, nos proporcionan sentimientos agradables. Este sentimiento mejora sustancialmente nuestra capacidad de desarrollar un pensamiento más creativo, eficiente y flexible. 

Así los aprendizajes basados en las experiencias positivas se fijan en nuestra memoria y ayudan a nuestros hijos a aprender y a incrementar su conocimiento.


La inteligencia emocional y pensamiento positivo en vacaciones:

Las vacaciones son un momento perfecto para hacer que broten esas emociones positivas, para disfrutar de tus hijos y para que estos aprendan en un entorno de alegría y sin estrés.

El contacto con la naturaleza y el tiempo que pasan con los padres les aportará mucho más que los rutinarios y aburridos deberes.

¡En estas vacaciones, se acabaron las discusiones!

¡Vamos a olvidarnos del estrés, los deberes, los compromisos y vamos a disfrutar de nuestros hijos al cien por cien!

Aunque en ocasiones pueden resultar agotadores, la realidad es que sólo tenemos unos años para disfrutar de nuestros hijos. A medida que se van haciendo mayores, sus prioridades van cambiando, como es natural.

Es en sus primeros años de vida cuando más nos necesitan y cuando nos regalan sus mejores momentos.

Es un privilegio poder jugar con ellos y sentir que siempre están dispuestos a reír y escuchar nuestras historias.

Los niños son como esponjas y sus mentes están constantemente abiertas al aprendizaje. Por eso, en vacaciones podéis aprovechar para enseñarles cosas nuevas. Todo vale. Desde vuestras anécdotas de cuando erais pequeños, a cualquier dato divertido sobre la naturaleza, las galaxias, etc. Les encanta aprender cosas nuevas y si son sus padres quienes se las transmiten, pues mucho mejor.

Para pasar momentos mágicos con nuestros hijos, no es necesario llevarles a esquiar, a la playa o a Disney. Una ruta divertida en bicicleta, un picnic en el campo, un paseo por el río, una obra de teatro o una tarde en el parque son suficientes para disfrutar de unos magníficos días de vacaciones.

Aprovecha las ofertas de los museos, el cine o la naturaleza en sí misma, para ofrecerles nuevos recuerdos y conocimientos que formarán parte de su vida y construirán un aprendizaje forjado en momentos felices y divertidos.

Aprender, y divertirse haciéndolo, debería ser el método natural para adquirir nuevos conocimientos.

Vosotros, padres y madres, tenéis la oportunidad de ofrecerles este tipo de aprendizaje que, seguro, les aportará mucho más que todos los deberes del mundo.

Construye con ellos sus recuerdos, su conocimiento y mejora su inteligencia emocional, compartiendo momentos inolvidables.

Autora: Beatriz de las Heras García

Sigue disfrutando

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.