El viaje del agua

 

cuento infantil sobre el ciclo del agua

CUENTO INFANTIL SOBRE EL CICLO DEL AGUA

El viaje del agua es uno de nuestros cuentos infantiles sobre el agua.

¿Te asustan los cambios? ¿Te asustan las cosas nuevas? En este cuento infantil sobre el ciclo del agua y aprenderéis que aunque, en ocasiones, los cambios nos pueden asustar, no hay porqué tener miedo, porque en lo desconocido podemos encontrar cosas maravillosas.

 ¡Descubre la magia del Ciclo del agua!


CUENTOS INFANTILES SOBRE EL AGUA. El ciclo del agua.

En las laderas de una preciosa montaña vivía Nieve. Desde allí podía ver una preciosa aldea que nacía a los pies del monte.

Nieve no recordaba haber estado en otro lugar, pues en esa parte del planeta siempre hacía bastante frío y los picos de los montes permanecían nevados todo el año.

Cada mañana, Nieve disfrutaba viendo a los aldeanos con su trajín diario. Los niños iban a la escuela, los agricultores marchaban a controlar las cosechas y todos tenían siempre algo que hacer en la pequeña aldea.cuentos infantiles sobre el agua

Había un niño a quien Nieve no le quitaba el ojo de encima. Era Diego, un joven de siete años que acababa de llegar nuevo a la escuela. Le estaba costando mucho hacer amigos y, aunque sus padres insistían en que era muy bueno jugando al fútbol, nunca quería participar en los partidos que sus compañeros preparaban en la hora del recreo.

Nieve no entendía por qué Diego tenía tanto miedo a hacer amigos y a demostrar lo bien que jugaba. Desde allí arriba había podido ver al joven jugar en el jardín de su casa y lo cierto es que se le daba muy bien.

Además, a Diego le encantaba subir a la montaña con su balón y allí, cuando nadie lo veía, jugaba y soñaba que era un gran futbolista.

En lo alto del monte, solo Nieve podía disfrutar del gran don que poseía el muchacho.  – Este chico sería de gran ayuda para el equipo de fútbol del colegio. Este año no están jugando muy bien, les falta un buen delantero y Diego lo haría fenomenal – pensaba Nieve.

Y así pasaron los días y las semanas, hasta que una tarde de diciembre, Nieve tomó una importante decisión. -Voy a hablar con el muchacho, espero que no se asuste, pues nunca he hablado antes con un humano – pensó.

Esa tarde, Diego llegó temprano. Les acababan de dar las vacaciones de Navidad y habían salido antes de clase.

Comenzó a mover el balón con su habitual destreza, pasándoselo de un pié a otro.

–          Hola Diego.

El joven, al oír una voz desconocida, se asustó y dejó caer la pelota.

–          ¿Quién anda ahí?

–          Soy Nieve. No te asustes.

–          ¿Nieve? ¿Qué Nieve? No conozco a nadie que se llame así.

–          Es que no me conoces, pero yo a ti sí. Hace tiempo que permanezco a tu lado y observo lo bien que juegas. Estoy justo bajo tus pies. Soy Nieve.

Diego se frotó los ojos incrédulo, pues no podía creer que la montaña, o mejor dicho, la nieve de la montaña le estuviera hablando – ¡madre mía, me estoy volviendo loco!

–          No Diego, no te estás volviendo loco. Nunca antes había hecho esto, pero es que nunca antes había visto a nadie que jugase tan bien al fútbol y no quisiera demostrar a todos su habilidad.

Soy una gran admiradora tuya.

Diego permaneció unos instantes en silencio, sin entender lo que estaba ocurriendo.

Nieve guardó silencio para dar tiempo al joven a asimilar la situación. Finalmente, decidió volver a hablar con él.

–          Diego, ¿por qué te da miedo hacer amigos?

–          Es que echo mucho de menos a mi otro colegio y a mis otros compañeros. No sé si les caeré bien a los nuevos y me da miedo que no les guste como soy o que se rían de mi manera de jugar al fútbol.

–          Pero Diego, no debes sentirte mal, en la vida hay que ser fuerte ante los cambios e intentar buscar el lado positivo de todo lo que nos sucede.

–          Claro, es fácil decirlo para ti. Tú no tienes que cambiar, estas aquí siempre y nadie te molesta.

–          Tienes razón, pero he visto a muchas personas sentirse como tú te sientes ahora mismo y te aseguro que al final todos salen adelante y son muy felices.

Diego y Nieve pasaron toda la tarde charlando y riendo y desde aquel día se forjó una preciosa amistad entre ellos.

Cada tarde Diego salía de la escuela y subía a la montaña para charlar con su gran amiga y para contarle como iba haciendo nuevos amigos y lo mucho que disfrutaba jugando en el equipo de fútbol del pueblo.

Poco a poco el joven fue sintiéndose más cómodo con sus nuevos compañeros y su nueva escuela y todo se lo debía a Nieve, que le había hecho entender lo importante que es enfrentarse a las nuevas situaciones con ánimo y fortaleza.cuentos infantiles sobre el agua

 El verano llegó, pero en la pequeña aldea seguían con mucho frío.  Sin embargo, se comentaba que ese verano iba a ser distinto, pues se esperaba más calor de lo habitual.

Diego se despidió de sus compañeros y caminó a la montaña para reunirse con Nieve.

Cuando llegó, notó a Nieve algo débil – ¿Qué te ocurre amiga?

–          No sé Diego, llevo varios días algo cansada. Siento que estoy perdiendo fuerza.

Intentaron averiguar cuál sería el motivo por el que Nieve se encontraba tan mal, pero no lo consiguieron.

A la mañana siguiente, la profesora de Diego explicó algo que al muchacho le llamó especialmente la atención: El ciclo del agua.

Diego prestó mucha atención, pues no quería perder detalle para poder contarle a su amiga Nieve lo que allí había aprendido. Estaba seguro de que había dado con la causa por la que Nieve se debilitaba.

Cuando sonó la campana del final de las clases, el muchacho corrió sin perder un instante para poder hablar con Nieve – espero que no sea demasiado tarde – pensó el muchacho.

–          Nieve, Nieve, ya sé lo que te ocurre…- grito Diego.

–          Hola Diego, que alegría verte. Mira, cada vez estoy más débil y mi tamaño está menguando.

–          Hoy he aprendido algo muy interesante y estoy seguro de que tiene que ver con lo que a ti te está sucediendo. Verás, como este verano está siendo muy caluroso, el sol está haciendo que te conviertas en agua.cuento infantil sobre el ciclo del agua

–          ¿Cómo? ¿en agua? Pero Diego, yo no quiero cambiar, no quiero dejar de ser Nieve.

 –          Escucha con atención amiga mía. Cuando te conviertas en agua vas a hacer un gran viaje a lo largo de ríos y mares, ¡vas a vivir una preciosa aventura!

–          Pero yo no quiero marcharme de tu lado, no quiero dejar mi montaña.

–          Tranquila Nieve, algún día regresarás a esta montaña, déjame que te siga contando.

Cuando llegues al mar, el calor del sol te hará subir en forma de vapor ¡Vas a volar y llegarás al cielo! ¡Imagínate!

–          Tengo miedo amigo…

–          Ahora viene lo mejor, no tengas miedo, cuando estés en el cielo te juntarás con muchas gotas de agua formando las nubes. Seguro que haces muchas amigas. Entonces, el viento te empujará y podrás volar y seguir viajando por el mundo. En algún momento, cuando todas las gotas de agua os hagáis más grandes, bajaréis a la tierra en forma de lluvia o nieve…¿has visto? ¡volverás a convertirte en nieve! Estoy seguro de que volverás a esta montaña y que en algún momento volveremos a vernos.

Te voy a echar mucho de menos, pero nunca dejaré de esperarte, amiga mía. No tengas miedo, recuerda todo lo que me has enseñado en este tiempo. Las cosas nuevas no deben darnos miedo, debemos afrontar los cambios con fuerza y alegría. Estoy seguro de que vas a disfrutar mucho de tu viaje y conocerás nuevos amigos por el camino.

–          Yo también te voy a echar de menos amigo. Ya siento como me voy deshaciendo. Te prometo que voy a ser tan valiente como tú lo fuiste y disfrutaré del  viaje.

–          Diego posó su mano sobre lo poco que quedaba de Nieve y con el calor del sol terminó de convertirse en agua.

Pasaron los años y Diego se convirtió en un gran futbolista. Viajó y formó una familia. Aunque tuvo que irse a vivir lejos de su amada montaña, nunca dejó de regresar en las épocas de frío y nieve para intentar buscar a su amiga.

Diego creció y sus hijos también. El joven se convirtió en abuelo y decidió volver a su aldea con su amada esposa para disfrutar de la paz de la montaña.

Diego siguió subiendo cada tarde al monte, esperando que su amiga Nieve regresara de ese largo viaje que emprendió cuando él aún era un niño.

Un día…..

–          Hola Diego, tenías razón, ha sido un viaje fascinante.

–          ¡Nieve!

cuento infantil sobre el ciclo del agua

–          Si amigo, el viaje del agua me ha hecho recorrer gran parte del planeta. He conocido otros montes, cielos de muchos colores y mares con especies marinas desconocidas. Como tú dijiste,  ha sido una gran aventura, pero me alegro estar de vuelta.

–          Yo también he viajado mucho, pero te he echado de menos vieja amiga.

Y casi como si no hubiesen pasado los años comenzaron a charlar como hicieron el día en que se conocieron, pero esta vez sabían que tenían poco tiempo, pues Nieve, en algún momento, debería volver a viajar, porque así es el ciclo del agua, así es el viaje sin fin de la amiga de Diego, el Agua.

Diego posó su mano sobre su fría amiga y sintió el preciado calor de su amistad.

 FIN

Autora: Beatriz de las Heras

Ilustradora: Alba Perez España


PREGUNTAS SOBRE EL CUENTO INFANTIL SOBRE EL CICLO DEL AGUA:

  1. ¿Por qué Diego no quiere jugar al fútbol?
  2. ¿Por qué crees que le dan miedo los cambios? Explica con tus propias palabras cómo crees que se siente Diego en su nuevo colegio.
  3. ¿Alguna vez te has sentido igual que Diego o has sentido miedo a las cosas nuevas que te han sucedido? Explica cómo te sentiste (miedo, dolor de tripa, picores, etc.)
  4. ¿Qué hiciste para superar el miedo?
  5. ¿Has ayudado a algún amigo a superar sus miedos? ¿Cómo?
  6. ¿Cómo superas tú el miedo a lo desconocido?
  7. Explica brevemente cuál es el ciclo del agua según este cuento. Entra en internet y busca alguna ilustración que explique el ciclo del agua. Después visualiza cómo coinciden lo descrito en este cuento con la ilustración.

 

Be the first to comment

Deja un comentario