K. ¿Dónde está mi kimono?

COLECCIÓN CUENTOS CON LETRAS

 CUENTOS DE KOALAS. Donde está mi kimono


CUENTOS DE KOALAS – ¿Dónde está mi kimono?

Como cada mañana, Kiko se prepara para ir a la escuela de Koalas.

CUENTOS DE KOALAS. Donde está mi kimono

No vayáis a  pensar que su escuela es como los colegios de humanos. No señor, ¡ya os gustaría a vosotros! En el colegio de Kiko se juega todo el tiempo, se leen muchos cuentos infantiles y sus profesores son duendes y hadas del bosque, así que de vez en cuando les ponen a volar y hacen excursiones a lugares misteriosos y mágicos.

Pero en el colegio de Koalas tienen normas muy estrictas. En el kiosco de la entrada, han colgado una larga lista de normas que se deben respetar para poder participar en las excursiones y juegos que allí se hacen.

Una de las más importantes es la responsabilidad.

“Todos los alumnos Koalas y profesores deben ser responsables de su material y ropa para evitar que se pierda o se confundan con la de otros compañeros”

No creáis que es tarea fácil, al menos no lo es para Kiko, el koala más despistado del mundo. Aunque es muy listo y le encanta aprender, es un poco desordenado y siempre anda buscando algo que ha olvidado.

Su mamá siempre le dice – Kiko, un día vas a perder la cabeza –CUENTOS DE KOALAS. Donde está mi kimono

Quién sabe, tal vez un día la pierda, pero en esta ocasión Kiko anda muy preocupado, porque no encuentra su Kimono. Está seguro de haberlo cogido por la mañana, pero su despistada cabeza no recuerda dónde ha podido dejar la mochila con su ropa.

Sin el kimono, el profesor de Kárate, el duende más sabio y fuerte de todo el bosque, no le dejará entrar en la Casa de Artes Marciales para koalas profesionales. Es un premio que Kiko ha ganado por ser el alumno que mejor se porta en clase y el que más atención presta.

Entonces Kiko comienza a repasar el día, a ver si así consigue recordar donde estará su kimono.

Primero, me levanté, me vestí y me peiné.

Después desayuné un rico kiwi, cereales y una infusión de eucalipto que preparó mi madre.

Caminé un kilómetro hasta llegar al cole y por el camino me encontré a mi amiga Camila.

Ella me enseñó su actividad de ciencias: En una caja llevaba un kilo de plumas y en otra un kilo de garbanzos. Pero no me contó nada más y entonces me quedé pensando….

¡Ya lo tengo! La mochila la he dejado junto a la piedra en la que me quedé  sentado, mientras mi cabeza daba vueltas sobre las plumas y los garbanzos.

CUENTOS DE KOALAS. Donde está mi kimono

Kiko vuelve corriendo por el camino del colegio y, por suerte, allí sigue su mochila con su Kimono.

Corre que te corre, con la lengua fuera y el corazón acelerado, el pequeño Koala consigue llegar a la Casa de Artes Marciales para koalas profesionales.

Abre la puerta y allí le espera el profesor, el duende sabio – Kiko, prepárate para vivir una aventura mágica.

Tras la pared de la Casa de Artes Marciales aparece un inmenso bosque, una gran cascada y una canoa en la que Kiko y su profesor van a hacer una increíble excursión.

Kiko respira aliviado, pues si no hubiera encontrado su kimono se habría perdido una aventura impresionante.CUENTOS DE KOALAS. Donde está mi kimono

El pequeño koala se hace una promesa – de hoy en adelante tendré mucho cuidado, procuraré no despistarme y estar pendiente y concentrado.

FIN

Autora: Beatriz de las Heras García

Ilustradora: Alba Pérez España


PREGUNTAS SOBRE EL CUENTO

  1. ¿Qué animal es Kiko? ¿Has visto alguna vez alguno?
  2. Explica, con tus propias palabras, cuál es una de las normas más importantes del colegio de Kiko.
  3. ¿Qué hace Kiko para recordar dónde ha dejado su kimono?
  4. ¿Alguna vez has perdido u olvidado algo en el colegio o en algún otro lugar? ¿Cómo hiciste para recordar dónde lo habías dejado?
  5. Te damos unos consejos para intentar que no se te olviden las cosas.
    • Cuando salgas de casa, comprueba mentalmente que llevas todo lo necesario.(mochila, abrigo, juguetes, agua, etc.)
    • Antes de salir de clase comprueba tu mochila para ver si llevas los libros o deberes. Revisa también si has cogido el abrigo, el jersey o alguna otra cosa importante.
    • Si quieres llevar algún juguete o materia al colegio al día siguiente, déjalo preparado la noche anterior. Así evitarás las prisas por la mañana y podrás prepararlo con calma.
    • Pero si has perdido algo, no te agobies, ¡nos pasa a todos!, intenta repasar todo lo que hiciste antes de perderlo y así te será más fácil buscarlo en los lugares apropiados.

 

Be the first to comment

Deja un comentario