Dulces vacaciones en Galicia

COLECCIÓN CUENTOS INFANTILES DE LOS LERELE

Cuentos de vacaciones de los lerele
Una historia de Pablo Lerele

Sin saber muy bien cómo, un año más, hemos conseguido llegar a nuestro destino sin que las maletas se nos caigan encima. Así arrancan nuestras vacaciones en Galicia.

Tal vez sea por mi corta edad, pero hay cosas que no consigo entender y es que en mi familia lo hacemos todo a lo grande, que compramos un coche más grande para que entremos todos y viajemos con más comodidad, pues va mamá y compra tres maletas más…y ya está, se acabó la libertad de movimiento y la holgura que podría aportarnos un coche de 7 plazas.
Es lo que tiene ser viajeros y a mí me encanta viajar y, aunque cada año hacemos varios viajes, a distintos lugares, éste es mi viaje favorito, el que se repite cada verano, el que me hace sentir como en casa durante todo un mes…

Creo que nunca me cansaré de venir a Portonovo.

Este año, mis padres nos han apuntado a los tres a unos campamentos. Lucas es el que mejor se lo ha montado, porque los ha convencido para ir una semana, con su amigo de verano, a un campamento en la Isla de Ons. Pero Marta y yo, como somos muy pequeños, o eso piensan mis progenitores, nos quedamos en un campamento a orillas del mar, que no está nada mal, pero dista mucho del rollito zen que desprende una isla… ¿No os parece?
En cualquier caso, Marta y yo estamos bastante contentos, porque una de las actividades es sobre la cocina gallega. Nos van a enseñar a hacer postres gallegos en una de mis pastelerías favoritas, la que queda frente a la playa y en la que muchas mañanas desayunamos como homenaje veraniego familiar. – Por favor, que nos enseñen a hacer su tarta de queso.

CUENTOS DE VACACIONES. Vacaciones en Galicia
Como llevamos muchos años viniendo a veranear aquí, todos tenemos un grupo de amigos, bueno, yo sólo tengo dos, pero son muy divertidos. Son gemelos y expertos en hacer jugarretas a sus hermanas mayores ¡son unos profesionales! Así que en verano aprovecho para aprender de ellos y luego lo pongo en práctica a lo largo del año.

El primer día de campamento, me enteré de que una de las hermanas de Pedro y Carlos, los gemelos, iba a ir también.

Era de esperar, porque mi hermana Marta y Laura son las super amigas cursis del verano, así que durante 30 días al año se vuelven “Cursinseparables” o, lo que es lo mismo, insoportables.

Llevan todo el año mandándose videos súper guay y creo que tienen pensado guardarlos para hacer algo tipo youtubers sobre “Cómo llevar una amistad en la distancia y no morir en el intento”.

Los primeros días las “Cursinseparables” estuvieron bastante tranquilas, porque nos machacaron a deportes de agua: snorkel, kayak, carreras de relevos, etc. Vamos que no tenían aliento ni para hacer sus monerías.

Pero el cuarto día, el monitor nos dijo que los próximos dos días íbamos a pasarlos con las clases de repostería.

Las dos se miraron con cara de inspiración -¡son muy cursis!-
Cuando llegamos al apartamento, Marta empezó a contar a mis padres lo de las clases de cocina.

Yo estaba tan cansado que sólo pude comer y me tumbé a descansar, pero por algún motivo no conseguía coger el sueño y me limité a quedarme tumbado esperando a que llegase el sopor. Por suerte, antes de que llegase, entró mi hermana totalmente sigilosa, con su cámara, haciéndose uno de esos auto videos de futura youtuber y, mientras me grababa, pensando que yo estaba dormido, ella decía – este es uno de los mejores momentos del verano…aquellas que tenéis hermanos pequeños sabéis a lo que me refiero,

CUENTOS DE VACACIONES. Vacaciones en Galicia
¿Se estaba burlando de mí? ¿Querría decir que yo soy un pesado?
Bueno, fue una suerte que mi sopor estuviese perdido, pero mi hermana no tenía ni idea de con quién se había metido. No es que yo sea un temible hermano pequeño, pero los gemelos…pobre de Marta.

Cuando les conté a los gemelos lo que mi hermana había hecho, fue cuestión de minutos lo que tardaron en montar una encrucijada.  

Al día siguiente me entregaron un sobre que yo debía dar al monitor como si me lo hubieran dado mis padres.

CUENTOS DE VACACIONES. Vacaciones en Galicia
Sólo alcancé a leer el nombre de mi hermana y una anotación de “intolerante a la lactosa”.
Comenzó la clase de cocina y ¡sí, sí, sí!, uno de los dulces que nos iban a enseñar a preparar era la tarta de queso al horno.
Marta me miró buscando mi complicidad, porque la tarta de queso al horno es uno de nuestros postres favoritos y siempre hemos pensado que en esta pastelería la preparan de maravilla.
En ese momento, se me vino el mundo encima. Mi hermana me había mirado a mí, porque en el fondo estamos muy unidos y sabe que estoy igual de emocionado que ella con esta clase de cocina. Es de las personas que mejor me conoce de mi familia y creo que no le va a sentar nada bien la jugarreta que le hemos preparado…pero ella se lo ha buscado, ¿no?

No puedo remediarlo, soy un sentimental y no podía dejar de sentirme un poquito mal, aunque no mucho, no os vayáis a pensar…

Comenzó la clase y con la emoción se me olvidó todo.

Primero hicimos la tarta de queso y cuando las metimos en el horno, comenzamos con otro de mis dulces favoritos: la empanada de manzana gallega.
Entonces, sonó el reloj del horno que indicaba la perfecta cocción de la tarta de queso.
Mientras la dejábamos enfriar, la chef nos estuvo contando algunas de las tradiciones de la comida gallega, pero yo sólo pensaba en la venganza…
Y pasado un larguísimo tiempo, sacaron la tarta de queso y empezaron a cortarla para que todos pudiésemos probarla. Repartieron a todos uno pedazo, excepto a mi hermana, ya sabéis, por lo de su intolerancia a la lactosa, el queso, – ahí está la venganza, te quedas sin probar la tarta –
Marta se giró y clavó su mirada en la mía como si se tratasen de dos puñales. Sin apenas inmutarme, le señalé su cámara, de la que nunca se separa, y me hice el dormido. Se le cambió la cara por completo y fue aún peor cuando el trozo que le tocaba a ella me lo dieron a mí – toma, has tenido suerte y te toca el pedazo de tu hermana –
Eso no me lo esperaba, pero fue el broche de oro para mi gran venganza.
Cuando volvíamos al apartamento, Marta no quería mirarme a la cara y yo caminaba con ese aire de victoria que se tiene después de darle a tu hermana un poco de su propia medicina.

Entonces ocurrió algo que jamás me habría esperado.

– Siento haber grabado el vídeo de tu siesta. –
No podía creer lo que estaba escuchando, Marta se estaba disculpando. Yo estaba esperando una pelea de las buenas, que seguramente nos habría durado todo el verano, pero esto no me lo esperaba, la verdad.
Entonces la cogí del brazo, abrí mi mochila y saqué los dos trozos de tarta de queso y uno de empanada de manzana que había guardado para que papá y mamá los probasen.
– ¿Son para mí? – preguntó Marta incrédula.
– Claro tonta. Iba a darle uno a papá y a mamá, pero no creo que les importe, ¿no crees? –
Nos sentamos en el paseo, mirando el mar y compartiendo nuestros postres olvidamos todo lo ocurrido; bueno, casi todo, pero he de reconocer que fue un gran momento con mi hermana, que nos duró justo hasta que llegamos a la piscina y me junté con los gemelos y ella con su “Cursinseparable” amiga.

Bueno, lo mejor de todo, es que grabé su cara y todo el proceso de venganza y, aunque no tengo pensado utilizarlo, siempre viene bien tener algo de material con el que defenderte cuando tu hermana se quiere chivar. La verdad es que me estoy pensando eso del mundo youtuber: “cómo aguantar a las Cursinseparables”, síííí, ¡sería un gran éxito!

CUENTOS DE VACACIONES. Vacaciones en Galicia

FIN

Autora. Beatriz de las Heras

Ilustradora. Alba Pérez


NARRADOR PABLO LERELESi te ha gustado mi cuento puedes seguir todas mis aventuras en:

Si te gustan mis cuentos, quieres enviarme una receta o contarme una anécdota tuya puedes mandarme un email a:

pablo.lerele@cuentosyrecetas.com


PREGUNTAS SOBRE LOS CUENTOS DE VACACIONES.

1. ¿Cuál es el lugar de vacaciones favorito de Pablo? ¿Porqué le gusta tanto ir allí?
2. ¿A qué Isla va a ir Lucas de campamento? ¿Sabes dónde está esa Isla?
3. ¿En qué va a consistir el campamento de Marta y Pablo? ¿Cuál es la actividad que más ilusión le hace a Pablo?
4. ¿Cómo llama Pablo a Marta y a su amiga Laura? ¿Qué han estado haciendo durante el año las dos amigas?
5. ¿Conoces los postres que han cocinado Marta y Pablo en su campamento? ¿te gustan? Te animamos a que prepares las dos recetas. Son fáciles, rápidas de cocinar y seguro que te encantarán: Receta de tarta de queso al horno y receta de empanada de manzana gallega. 
6. ¿Por qué se le quita a Marta su trozo de tarta?

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.