El león y el ratón

Fábula el León y el ratón

FÁBULA EL LEÓN Y EL RATÓN

La Fábula El León y el ratón es una obra de Esopo, autor de la antigua Grecia muy recordado por sus fábulas para niños. 

En esta breve historia el león va a aprender que hasta el más pequeño de los animales merece nuestro respeto.

Si te gustan las fábulas de animales seguro que disfrutarás con la Fábula de la cigarra y la hormiga

la cigarra y la hormiga
LA CIGARRA Y LA HORMIGA

FÁBULA EL LEÓN Y EL RATÓN.

Una tarde de otoño, el león más feroz de la selva se sentó un ratito y, con el agradable calor del sol, se quedó dormido en un santiamén.

Un pequeño ratón, que regresaba a su hogar, lo vio dormido y se acercó para tocar su suave melena.

Pero con el movimiento de sus patitas, el león se despertó de muy mal humor. – ¿Quién osa despertarme de mi siesta? – gritó mientras agarraba de la colita al pequeño ratón.

– Discúlpeme, señor león, no quería molestarlo.  Es que lo he visto dormido y no he podido resistirme a tocar su preciosa melena – dijo el ratón entre gemidos de terror.

El león, que no quería seguir hablando, abrió su enorme boca para devorar al ratón.

Entonces, el ratón gritó – Por favor, señor león, no me coma, prometo no volver a molestarlo nunca más.

El león se apiadó del ratoncito y le dijo – está bien, no te comeré.  Me pareces un ratón muy simpático, pero no vuelvas a molestarme –

– Gracias, señor león – dijo el ratón, que al verse libre prometió al león que, si algún día lo necesitaba, ahí estaría para ayudarlo.

El león se echó a reír – ¡Un ratón tan pequeñito! ¿Cómo podrías tú ayudarme a mí? –

Y cada uno se fue por su camino.

FÁBULA EL LEÓN Y EL RATÓN

Unos días después, el león se topó con una trampa que habían dejado unos malvados cazadores. Una red lo tenía atrapado y, si no conseguía salir de allí, los cazadores se lo llevarían.

El ratón, que caminaba por la selva, escuchó los rugidos de desesperación del león y, sin pensárselo dos veces, se acercó al lugar del que venían.

Al ver al león preso, se subió sobre la red y comenzó a roerla hasta hacer un agujero suficientemente grande como para liberar al león.

– Gracias, ratón. El otro día me burlé de tu tamaño y hoy habría muerto de no ser por tu ayuda –

– Te dije que si necesitabas mi ayuda la tendrías. Los pequeños roedores siempre cumplimos nuestras promesas y somos muy agradecidos con aquellos que nos ayudan- contestó el ratón.

Desde aquel día, el león y el ratón se convirtieron en grandes amigos y siempre se ayudaron.

MORALEJA DE LA FÁBULA EL LEÓN Y EL RATÓN

  • No menosprecies la ayuda y la amistad de aquellos que son menos que tú.
  • Si eres bueno con los demás, los demás serán buenos contigo.

PREGUNTAS DE COMPRENSIÓN LECTORA DE LA FÁBULA EL LEÓN Y EL RATÓN

  1. ¿En qué estación del año se narra esta fábula?
  2. ¿Por qué se quedó dormido el león?
  3. ¿Qué llamó la atención del ratón para acercarse tanto al león?
  4. ¿Qué sucedió cuando el ratón se subió a la cabeza del león?
  5. Ordena los acontecimientos.
    1. El león abrió la boca para comerse al ratón.
    2. El león se despertó y agarró al ratón por la cola.
    3. El ratón prometió al león que lo ayudaría cuando lo necesitase.
    4. El ratón agradeció al león que no se lo comiera.
    5. El león agradeció al ratón que lo ayudara.
    6. El león quedó atrapado en una red.
    7. El ratón salvó al león.

ACTIVIDADES PARA HACER EN EL COLEGIO O EN CASA.

  1. ¿Crees que el león actuó correctamente al no comerse al ratón?
  2. ¿Conoces a alguien que se comporte como el león? Es decir, alguien que tenga fuerza, pero no abuse de los más débiles.
  3. ¿Conoces a alguien que tenga la fuerza del león y no sea tan bueno como el del cuento?
  4. ¿Qué harías si fueras un animal de la selva y vieras a un león intentado comerse a un ratón indefenso?

Os propongo una actividad para hacer en clase.

  1. Elige un animal fuerte de la selva.
  2. Hoy vas a ser un “Animal héroe”.
  3. Cuando veas en tu colegio o en tu clase a alguien que se comporta mal con los demás, se lo vas a decir al rey o a la reina de la selva (el/la profesor/a) para que ayude a quién lo necesite.
  4. Entre todos, dibujad un bonito mural con los animales que cada niño/a haya elegido.
  5. Decorad vuestra clase como si estuvieseis en una selva.
  6. Cread, entre todos y con ayuda de un adulto, las nuevas leyes de la selva para cuidar los unos de los otros.

Cuentos y Recetas os agradece que, entre todos, creéis un mundo más bondadoso y agradecido.

Si os ha gustado este cuento, seguro que os interesará:

Autora: Beatriz de las Heras García

Subscríbete a CuentosyRecetas

Recibe un email con nuestras nuevas publicaciones

www.cuentosyrecetas.com utilizará los datos que proporciones en este formulario únicamente para enviarte las actualizaciones del blog. Tratamos tus datos con el máximo respeto. Puedes cancelar la subscripción en cualquier momento haciendo clic en el pie de cualquier email que recibas de esta web, o contactando a christian@cuentosyrecetas.com. Utilizamos Mailchimp como plataforma en envío de emails. Mailchimp está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Al enviar este formulario apruebas que tus datos sean transferidos a MailChimp para procesarlos de acuerdo a su Política de Privacidad.

Sigue disfrutando

Be the first to comment

Si te ha gustado esta publicación o tienes alguna consulta no dudes en dejarnos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.